Home

Bicycles in Rain

De vez en cuando vale la pena dejar de ser uno mismo para vivir plenamente: el resultado puede ser maravilloso

Como sacado de un libro de psiquiatría, soy un compendio de neurosis.  No me considero muy distinto a la mayoría; después de todo – para mi consuelo – todas las personas tenemos rasgos que bien podrían formar parte de los criterios para diagnosticar alguna enfermedad mental.  Lo importante es que dichas características no sean predominantes y, sobre todo, que no afecten tu vida y la de los demás.

Ya sea por mi historia (y aquí es cuando uno justifica todo por lo que le tocó vivir) o por estar predestinado genéticamente (otra explicación que algunos esgrimen para no verse obligados a cambiar) tiendo a ser perfeccionista (está bien: obsesivo) y exigente conmigo mismo y los demás; me incomoda la mediocridad.  Tiendo a planear metódicamente mis actividades, cuidar los detalles y tratar de garantizar el resultado deseado; lo que a fin de cuentas tiene algo que ver con cuestiones de control.  Aquí aclaro que “soy bastante normalito”, como dicen: construyo excelentes relaciones (de amistad, laborales y familiares); me considero buena persona y un profesional de la salud bastante confiable; digo, si pensabas que de plano estoy para recibir medicación te informo que todos los días intento mejorar, aunque sea paso a paso.

Bueno, pues el caso es que  obviamente mis rasgos neuróticos son más que conocidos en mi familia, así que todo cambio puede sorprender a cualquiera; incluso a mí: de vez en cuando vale la pena dejar de ser uno mismo para vivir plenamente: el resultado puede resultar maravilloso.

Un domingo, hace varios años, mis hijos y yo organizamos todo para pasar un buen rato juntos: sacamos las bicicletas, ajustamos los frenos, verificamos las condiciones de las llantas y los cascos (el ritual completo, que todo obsesivo debe realizar).  En eso estábamos cuando el cielo pasó de soleado a gris, y algunas gotas parecían regodearse con la posibilidad de echarnos a perder la tarde. La lluvia, a fin de cuentas, no entraba en mis planes.  Mis hijos pusieron una cara que reflejaba perfectamente su frustración; especialmente cuando vieron que dejé las herramientas y entré en la casa.  Para entonces ya caía un buen aguacero. Resignados, estaban a punto de comenzar a guardar las bicicletas cuando salí nuevamente con pequeñas bolsas de plástico para proteger los teléfonos celulares de la lluvia.  Fue increíble ver su cara de sorpresa cuando se dieron cuenta de que no cancelaríamos la salida.

Quedamos hechos una sopa. Recorrimos a pedales largos tramos, deteniéndonos a ratos para tomar agua, comer algo y bromear entusiasmados; buscamos deliberadamente caer en grandes charcos, e intercambiamos turnos para guiar nuestro pequeño convoy de seres acuáticos.  Después de algunas horas regresamos, exhaustos, mojados hasta el último rincón, pero con una sonrisa que nos partía la cara por mitad.  Todavía recuerdo con gratitud la alegría de mis hijos, cuando aún sin creer lo que habíamos hecho me dijeron convencidos: “este ha sido el mejor domingo de todos”.

Muchos creemos que transformar el mundo, hacerlo mejor, requiere de grandes inventos; de una exorbitante cantidad de dinero, de innovación o grandes dosis de heroísmo.  No es cierto: a veces únicamente tenemos que liberarnos de la rutina y los pretextos; vivir en los pequeños detalles y grandes regalos que la vida nos pone tan cerca que pasan desapercibidos; estar dispuestos a recibir y soltar un poquito; y construir recuerdos para que nuestros hijos y seres queridos tengan muchos mejores domingos de los cuales platicar cuando ya no estemos con ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s